Cómo afecta la quiebra de un cónyuge al otro

Written by James Hirby and Fact Checked by The Law Dictionary Staff  

Cuando un cónyuge presenta una quiebra el otro cónyuge se ve en parte afectado, especialmente durante el procedimiento, sobre las responsabilidades y activos que se mantienen conjuntamente, hasta que se tome la decisión final y la quiebra sea resuelta. Así dicho suena muy simple, pero es un verdadero lío que muy seguramente pondrá al matrimonio en la cuerda floja. Uno de los efectos es que el cónyuge no solicitante NO recibe ningún alivio mediante la “suspensión automática” que dicta la quiebra; solamente el cónyuge solicitante dejará de ser perseguido temporalmente por sus acreedores. Otro efecto es que el cónyuge no solicitante es listado como participante de aquellas responsabilidades y activos que están tomados conjuntamente, y esta información llevará a determinar la cantidad de activo que pertenece a un cónyuge con respecto al otro. La ley de quiebra requiere que esto sea definido, además de que el cónyuge no solicitante demuestre la propiedad parcial o conjunta de cada activo y responsabilidad. Esto puede ser una parte de la presentación inicial, pero tiene que ser clarificado y completado al administrador en la audiencia 341.

Otro efecto en el cónyuge no solicitante sobre las deudas comunes puede ser que se quede con la deuda completa. El cónyuge solicitante puede ser liberado de su responsabilidad personal por la deuda restante, pero dicha deuda no desaparece, especialmente si existe propiedad conjunta. A este punto, el acreedor puede empezar, y probablemente lo hará, su persecución del otro cónyuge para recaudar la deuda. Esto no solo se aplica a las deudas de tarjetas de crédito, sino también sobre préstamos, como la hipoteca. Cada firmante es individualmente responsable por el saldo pendiente y los pagos periódicos, impuestos, y otras obligaciones sobre la propiedad.

Otro efecto en el cónyuge no solicitante sobre las deudas comunes es que el activo debe ser incluido en la lista del administrador. Cómo se vaya a gestionar este activo depende de si tiene algún valor exento y de qué cantidad es poseída por el cónyuge solicitante con respecto al no solicitante. Ten presente que el administrador puede y venderá el activo si el valor del mismo es suficiente después de pagar al otro cónyuge y restar las exenciones. Lo más importante que el esposo no solicitante puede hacer es tener un papel que demuestre la cantidad que el mismo posee en una cuenta o del activo conjuntamente en propiedad. Esto proporciona al abogado de la quiebra y al administrador información esencial sobre cómo gestionar estos activos. El cónyuge no solicitante está legalmente autorizado a la exención y a una parte del valor de un activo, incluso si la propiedad es conjunta, una cantidad de dinero en una cuenta conjunta a la que el cónyuge no solicitante envía sus depósitos. Dichas pruebas permitirán la protección y la extracción de dicho dinero del otro esposo.

Varios expertos comentan que la quiebra puede ser anotada en el expediente crediticio del cónyuge no solicitante, para poner en conocimiento de futuros acreedores que el otro cónyuge está sometiéndose o se ha sometido a una quiebra, aunque esto no tendrá ningún efecto sobre la puntuación individual del esposo no solicitante.

More On This Topic



Comments are closed.