Consentimiento tácito: Acuerdo Preventivo para las Pruebas de Alcohol en Sangre

Written by James Hirby and Fact Checked by The Law Dictionary Staff  

Situación: un conductor toma unas pocas cervezas o simplemente solo un par de vasos de vino durante una cena con amigos. Mientras va conduciendo, aunque sea de camino a casa, por cualquier razón, de repente se da cuenta de que tiene detrás de sí un coche de policía. Se detiene y apaga el coche. El agente de policía llega a la ventanilla del conductor y procede a decirle que el motivo de la parada es debido a que el coche parecía que iba zigzagueando, o que el conductor se había cambiado de carril o hizo un giro sin señalizarlo, o lo que sea. El agente le pregunta si ha bebido, y el conductor responde que había tomado dos copas de vino durante una cena con unos amigos hace dos horas. El agente le pide al conductor que salga fuera del coche y que se someta a algunas pruebas de sobriedad. El agente entonces informa al conductor que está detenido por conducir bajo los efectos del alcohol. El agente le esposa y lo introduce en la parte trasera del coche de policía hasta la comisaría.

En la comisaría al conductor se le dice que la prueba del alcoholímetro es obligatoria, pero el conductor se niega. Respuesta incorrecta. El conductor es puesto en libertad bajo fianza y se le comunica que recibirá por correo una notificación para la comparecencia, además de que su coche va a ser incautado, puesto que el conductor no puede conducir. Sorprendido, el conductor pregunta que a qué es debido esto. El agente le informa que la causa es su negativa a someterse al alcoholímetro, y por ello su permiso de conducir queda automáticamente suspendido durante un año. Al obtener el permiso y/o renovarlo el formulario de solicitud incluye un apartado que indica que con la firma del conductor este consiente someterse a las pruebas de alcohol en sangre si alguna vez es parado bajo sospecha de conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas. Boquiabierto, el conductor solo puede encontrar la forma de volver a casa, buscarse un abogado y reflexionar sobre cómo ha podido llegar a este caos.

Cada estado en los EE.UU. tiene ahora una norma conocida como “consentimiento tácito”, cuya aceptación es obligatoria para conseguir el permiso de conducir. Mientras parece una violación de las libertades individuales, cada persona tiene su derecho a aceptarlo o no. El coste de firmar y aceptar el consentimiento tácito es no beber antes de conducir, sin importar cuánto tiempo pasó desde el consumo de alcohol. Si el alcoholímetro registra “culpable”, serás culpable.

More On This Topic



Comments are closed.