El impacto de una posible condena por DUI para entrar en la OCS del Ejército

Written by James Hirby and Fact Checked by The Law Dictionary Staff  

Considerando que una persona quiera entrar en la “Escuela de Oficiales Candidatos” (OCS) del Ejército, una cuestión difícil es la número limitado de vacantes que el Ejército, u otro servicio de las fuerzas armadas, puede haber dispuesto para un año en particular. Aparentemente, el arresto por “conducción bajo los efectos del alcohol” (DUI) ocurrió en el mismo año en que dicha persona quiere unirse a la OCS del Ejército. Aunque parezca mentira, el número limitado de solicitudes y dispensas para la OCS podría ir en ventaja de la persona inquisitiva, a quien se le permitiría un tiempo para preguntar sus dudas a un reclutador del Ejército o a alguien que ya esté en el Ejército o incluso en la OCS. El DUI, si termina en condena, es un problema en sí mismo. Aunque actualmente bajo algún tipo de reconocimiento personal mientras se espera a la audiencia o juicio, el resultado del juicio podría impedir que dicha persona entrase en la OCS en caso de ser seleccionada. La persona haría bien en considerar esta situación y las posibilidades. Imagínate por un momento ser seleccionado para unirte a la OCS del Ejército, y, entonces por una condena civil con posibilidad de ir a la cárcel, tener que renunciar a su entrada o perder la plaza por no poder asistir. Eso sería un completo desastre. Si hay una condena, la OCS del Ejército obliga a presentar un “requerimiento de dispensa moral” junto con la solicitud. Algunas personas que se han encontrado en la misma situación cuentan que sus intentos de entrar fracasaron y que barajaron otras opciones como un contrato regular, la universidad o ROTC, para esperar algunos años. Algunos cuya condena por DUI ocurrió algunos años atrás (tres, cuatro o más) opinan que la condena no fue un problema y que pudieron entrar en la OCS; otros tuvieron una “falta de experiencia en liderazgo”. Pero todos ellos fueron animados a alistarse y acudir al curso de dos o tres años que otorga un paquete de altas recomendaciones para la OCS. Esto es similar a la información encontrada para la OCS de la Marina.

Algunos reclutadores ofrecen su punto de vista y unos pocos incluso hacen sugerencias razonables. Los reclutadores opinan que con una condena por DUI en el mismo año es muy poco probable que el candidato vaya a ser elegido; no imposible, pero altamente improbable. Las sugerencias son unirse al Ejército regular no como un oficial candidato, servir tres años, mantener un expediente impoluto, y en el momento de volver a alistarse conseguir un gran empujón solicitando la entrada en la OCS con una carta de recomendación (LOR) del primer coronel (O-6) en la cadena de mando. Los reclutadores dicen que una LOR sería la llave que abriese la entrada a la OCS. Además, ya habrían pasado tres o cuatro años de la condena por DUI. Algunos responden que los reclutadores solo intentan conseguir un contrato y que la persona debería solicitar la entrada ahora y más tarde nuevamente si es rechazada la primera vez.

More On This Topic



Comments are closed.