Jugársela por negarse a la prueba del alcoholímetro

Written by James Hirby and Fact Checked by The Law Dictionary Staff  

¿Puede alguien negarse a la prueba del alcoholímetro? En los estados en los que está establecido el alcoholímetro, sí, puedes negarte a realizar la prueba del alcoholímetro. ¿Puede alguien negarse a cualquier tipo de análisis si es parado bajo la sospecha de conducir bebido o con las capacidades disminuidas? Nuevamente, sí, una persona puede negarse a que se le realicen análisis. En muchos estados que tienen establecido el alcoholímetro, existe una consecuencia por negarse a someterse a la prueba. En algunos estados dicha consecuencia es la pérdida automática e inmediata del permiso de conducir. Esto no requiere que el conductor sea condenado o arrestado por DUI. Esta es una situación que ocurre cuando un conductor obtiene su permiso de conducir. Conocido como “consentimiento tácito”, la solicitud para la obtención del permiso tiene un apartado conocido por el conductor y mediante su consentimiento acuerda que con la negativa a la realización de análisis y otras pruebas químicas en una parada legítima de la policía por sospecha de conducir bebido se pierde de forma automática el permiso de conducir. Parece que si un arresto por DUI es sobreseído, la pérdida del permiso también sería sobreseída, porque la violación del consentimiento tácito es una regulación civil por el RMV y está basada en una parada legítima de la policía por sospecha de conducción bajo condiciones disminuidas. En algunos estados negarse a los análisis, al menos a la prueba del alcoholímetro, puede incurrir en sanciones peores que el hecho de realizarse la prueba y enfrentarse a los resultados en el juzgado.

Cuando un oficial para a un conductor bajo la sospecha de conducir con sus capacidades disminuidas, el oficial tiene que tomar acciones específicas que definen una parada legal, la determinación legal de la discapacidad, y el arresto legal. Una de estas acciones, en la mayoría de los estados, es comunicar a los conductores lo que la ley obliga, espera y cuáles son los derechos del conductor. El oficial también tiene que advertir al conductor sobre las sanciones que resultarán de su negativa a tomar la prueba. Si el oficial en alguna forma informa incorrectamente de estas consecuencias, sería motivo para el sobreseimiento de los cargos. Algunos han relatado que las palabras empleadas por un oficial les dieron la razón para negarse a someterse a la prueba. Estas palabras sugerían que las consecuencias podrían o podían ocurrir, en lugar que de pasarían, fue suficiente motivo para negarse a la prueba, y para que posteriormente los cargos fuesen desestimados por completo. Dependiendo de cómo de alta sea la lectura de las pruebas de alcoholemia, la lectura en sí misma puede ser suficiente para condenar al conductor. Esto se conoce como “DUI per se”. Cada estado regula esta definición, así como los niveles de alcohol en sangre (BAC), que si son alcanzados el conductor es legalmente arrestado por DUI. La mayoría de los estados parecen utilizar el .08 por ciento como umbral para el BAC.

More On This Topic



Comments are closed.