¿Qué ocurre cuando el Capítulo 13 de quiebra es desestimado por falta de pago?

Written by Aurora F. and Fact Checked by The Law Dictionary Staff  

Presentar una quiebra, concertando una cita con los funcionarios judiciales, citándose con quienquiera que esté involucrado en el proceso (acreedores), presentando cualquier documentación que sea requerida, hablando con el juzgado y sus funcionarios, y pagando cualquier tasa que sea requerida antes de realizar y confirmar el plan, todo es construido en base a una expectativa de confianza y honestidad. Cuando el deudor presenta una quiebra del Capítulo 13, dicha presentación es llamada petición. El deudor solicita el permiso para que se le aplique las normas del Capítulo 13 y así poder realizar un plan de reestructuración para liquidar y aliviar la carga de la deuda. En cualquier momento de la petición, o dentro de un máximo de 14 días naturales, el deudor tiene que presentar un plan de reestructuración de pago. El deudor tiene la oportunidad de fijar la cantidad razonable que puede pagar mensualmente (o quincenalmente) al administrador para su distribución al acreedor. Esto es una previsión en la ley del Capítulo 13 para el plan. El plan debe cumplir con las previsiones de posibilidad de pago al acreedor bajo el Capítulo 7. La idea es que dada una prioridad de acreedores y dado un alcance aproximado de efectivo, los activos saldables, y una posible distribución de dinero procedente de las liquidaciones, el plan debe estimar lo que cada acreedor va a percibir posiblemente, en cumplimiento del mínimo pago bajo el Capítulo 13. Existe alguna forma de discusión o negociación antes de que el plan sea presentado en el juzgado para su aprobación y el deudor comience a pagar. Al tiempo que la petición es presentada, todos los intentos por parte de los acreedores de recaudar la deuda deben parar, la llamada “suspensión automática”, hasta que la quiebra sea desestimada.

Por ley, el deudor tiene un máximo de 30 días para comenzar con sus pagos. Incluso si el plan aún no ha sido confirmado por el juzgado, el deudor debe comenzar con los pagos. Si cualquier ajuste del plan apareciese más tarde, los pagos deben reajustarse. Ahora bien, ¿qué ocurre si no se realiza un pago?
El juzgado puede desestimar la petición. El deudor pierde por tanto la suspensión automática. Los acreedores pueden comenzar con los procedimientos de recaudación. Los acreedores pueden ejecutar los préstamos. Los acreedores pueden solicitar el embargo de cuentas.

Por ley, el deudor puede pedir al juzgado mantener la quiebra, o volver a presentarla (costes a cargo del deudor). Pero, como siempre, comunicación, comunicación y comunicación es la mejor herramienta del deudor para con su abogado y administrador. Tan pronto como el deudor sepa que un pago al administrador no se va a efectuar o se va a efectuar parcialmente, el deudor debe contactar tanto con su abogado como con el administrador. El deudor hará bien si tiene un plan para ponerse al día en los pagos rápidamente. ¿El administrador tiene que amoldarse al deudor? No en lo más mínimo. ¿El administrador podría de alguna forma amoldarse al deudor? Sí. Los deudores deben darse cuenta de que los administradores están obligados por las cortes a ejecutar las tareas adignadas con ejemplaridad. El administrador NO está de parte del deudor. Nuevamente, aquí es donde la confianza se topa con la realidad. El deudor presenta y está de acuerdo con el plan. Un impago realmente no es una opción.

More On This Topic



Comments are closed.