Reabrir una quiebra resuelta y cerrada

Written by James Hirby and Fact Checked by The Law Dictionary Staff  

Muchas personas expresan la idea de que una resolución de quiebra, conocida también como una resolución de la sección 727, no puede ser reabierta por el deudor. Es incierto sobre qué bases realizan estas declaraciones, pero la cuestión es que están equivocados con respecto a esta idea. Bajo la norma 4007(b) de la sección 350 de la ley de quiebra, si un deudor con una resolución muestra motivos oportunos para reabrir el caso y se hace en los dos años posteriores a la fecha de la resolución, la misma puede ser reabierta y no solo por cuestiones de fraude o mal hacer por parte del deudor o el acreedor. El deudor es el único que puede pedir que la resolución se reabra. En algunas ocasiones, la razón es que un acreedor que haya quedado olvidado en la quiebra haya comenzado a tomar acciones contra el deudor, solicitándole el pago. La sección 521 de la ley federal de quiebra requiere una lista completa de todos los activos del deudor. Un juez de quiebras tiene que determinar si dicha ausencia fue un fallo por error o deliberado. Otra razón puede ser que un acreedor continúe demandando el pago al deudor una vez que la quiebra se ha resuelto, lo cual viola la sección 524 de la ley federal de quiebra, como bien prohíbe exactamente este tipo de acción. El deudor debe volver a llamar al abogado de quiebras para comenzar las actividades para la reapertura. El deudor, asimismo, debe presentar una moción, o bien en forma de carta solicitando la reapertura o en algunos estados y jurisdicciones como una solicitud formal. En cualquier caso, el deudor tiene que presentar el papeleo modificado y la lista adecuada que muestre la deficiencia del acreedor, y pagar la tasa de presentación de $250-300. El deudor puede solicitar o presentar una moción para que no le sean exigidas las tasas. El tribunal debe determinar si los motivos de la solicitud ameritan una reapertura de la quiebra. Este es un hecho que los tribunales no toman a la ligera y deben garantizar que la ley de quiebra aún se esté aplicando de una forma correcta, sin frivolidades. Si el tribunal reabre el caso debe retrocederse sobre las diligencias llevadas a cabo en el procedimiento original. El administrador tiene que rehacer la audiencia 341 y entrevistar al deudor acerca de la nueva información sobre la quiebra. Esto incluye evaluar los nuevos activos y la nueva deuda contra las exenciones potenciales anotadas en la ley de quiebra bajo la sección 523. Entonces, basándose en esta nueva información el administrador debe modificar los papeles de la resolución y la clausura del caso.

Un punto a tener en cuenta es que si el caso de quiebra fue desestimado, la reapertura del mismo no proporcionará ningún alivio con respecto a la orden previa de desestimación. Para que esto ocurra, el deudor debe presentar tanto la “Moción de reapertura” (si el caso ya está cerrado) y una “Moción para la Mitigación de la Orden de Desestimación” (de acuerdo con Fed.R.Bankr.P.9024). Si la “Moción de reapertura” es denegada por alguna razón, la Justicia puede permitir el reembolso de cualquier tasa abonada con la Moción. El administrador también podría devolver las tasas de la reapertura.
El hecho de ajustar la fecha de la resolución a la fecha de reapertura causa un cambio de fecha en el expediente crediticio del deudor. Punto que también habría que tener en cuenta.

More On This Topic



Comments are closed.