Obtención de una licencia inmobiliaria después de presentar una quiebra

La sección 525a de la Ley Federal de Quiebra (FBL) prohíbe a cualquier agencia gubernamental denegar a una persona la licencia para un trabajo profesional basándose únicamente en una presentación de quiebra. Considerando que las licencias inmobiliarias son concedidas por la soberanía de los estados de los EE.UU., la ley federal de quiebra también se aplica a estas licencias inmobiliarias. Las normas de la sección 525a disponen lo mismo para la renovación de las licencias. Una quiebra en sí misma no puede influir en la obtención o renovación de una licencia inmobiliaria cuando alguien solicita un trabajo en una agencia gubernamental. La ley federal, sin embargo, también prohíbe este tipo de sesgos por las mismas empresas inmobiliarias. Las empresas establecen sus propios criterios para este tipo de situaciones y no pueden practicar dichos sesgos en sus contrataciones. No obstante, hay personas que han experimentado cómo tras buscar un trabajo en el sector inmobiliario habiendo sufrido una quiebra percibieron que había un sesgo en la agencia inmobiliaria. Varios expertos indican no esconder el hecho de una presentación de quiebra actual o pasada. Está en manos de la empresa contratante preguntarse acerca de la integridad del candidato. Si hay un sesgo en la contratación es mejor saberlo pronto y acudir a donde sea necesario.

Llevando esto un poco más lejos, la sección 525a prohíbe a cualquier agencia gubernamental denegar a una persona la licencia de un trabajo profesional basándose únicamente en la presentación de una quiebra. Esto incluye abogados, doctores, ingenieros, y cualquier disciplina que demande una licencia o certificado. Es fácil comprobar que cualquier persona que contrate a un deudor reciente puede tener una razón para no contratarle. En algunos estos, las leyes y normas complementarias expanden la prohibición a las agencias estatales. Las leyes federales y estatales ven el sesgo como una discriminación, y ponerlo en práctica lo han convertido en algo ilegal. Demostrar cualquier malfacer, sin embargo, puede ser y, normalmente es, algo muy difícil de conseguir. Existe una lista muy larga de estatutos federales y estatales que impiden el sesgo o la discriminación en un variado número de situaciones, condiciones o temas. Mientras una compañía contratante está obligada a conocer las leyes antisesgo y antidiscriminación, es bien conocido que los sesgos y la discriminación aún existen. Varias personas, que superaron con éxito lo que pensaron que era un sesgo, argumentan que un candidato necesita incluir lo que podría indicar en su carta de presentación o en la entrevista. Es justo preguntar al entrevistador si una quiebra levanta una cuestión de integridad en la empresa. La respuesta podría ser no, dando al candidato la oportunidad de especificar (durante no más de cinco minutos) por qué una quiebra no tiene ningún efecto en su integridad o en futuros acuerdos financieros o transacciones económicas.

More On This Topic



Comments are closed.