Unirse al Ejército con una condena menor por DUI y uns dispensa

Muchos expertos en materia legal apuntan que el Ejército toma muy en serio las condenas por DUI, pese a cómo los militares son en ocasiones retratados por los medios. Junto con otra información del recluta, una condena por DUI puede en ocasiones ser una razón para el rechazo. Las precauciones y cualificaciones pueden ser muchas. Cualquier persona con una mala experiencia significa que el solicitante tiene que haber terminado con la justicia (multas, tiempo en prisión, audiencias, clases, servicios comunitarios, cualquiera que sea la obligación del acusado sentenciada como sanción por el juez). De lo contrario, ninguno de los servicios militares aceptará ni siquiera la aplicación. Seguidamente a la culminación de toda la burocracia judicial, algunos dicen que solo el Ejército consideraría al solicitante debido a lo reciente de las acciones judiciales. Si el solicitante estaba esperando una llamada de la Escuela de Candidatos a Oficiales (OCS), incluso los propios reclutadores, dicen que hay muy pocas posibilidades de entrar en la OCS. Ningún involucrado menciona que tenga que haber un “tiempo de espera” necesario antes de que el Ejército u otro servicio pudiera considerar al candidato para los rangos regulares distintos de la OCS. Algunos reclutadores recomiendan unirse al Ejército regular, sirviendo durante tres años, después, si se desea, pedir entrar en la OCS. Algunos reclutadores insinúan que las circunstancias alrededor de la condena por DUI del candidato y cómo la persona se comportó durante el proceso judicial y el cumplimiento de las sanciones serán fuertemente consideradas en la evaluación del candidato. Una persona que tenía la voluntad de aceptar la responsabilidad rápida y eficientemente es el tipo de persona que los militares podrían tener la intención de incorporar, puesto que indica que es una persona con integridad, una cualidad altamente desea en el Ejército. Sin embargo, los reclutadores también dicen que un candidato que ha sido aceptado por el Ejército bajo esta situación reciente de la persona tendría que estar en el mejor comportamiento porque los militares no quieren personal con un comportamiento indeseable que solo suponga una larga lista de problemas. Esto probablemente significa que el Ejército expulsaría al recluta no deseado si se considera mejor para el servicio.

Algunos expertos legales con experiencia militar dicen lo mismo acerca de cómo un candidato con potencial militar que ha pasado por este bache en su vida. Estos expertos también creen que los comentarios del juez, verbales o escritos, si es posible, también tendrían un peso de fuerza a favor o en contra del recluta.
Pero, aquí hay algo muy sutil, solo apuntado por unos pocos expertos y personas que lo han experimentado. En caso de libertad condicional, el recluta no será aceptado hasta que la libertad condicional se haya completado. Además, si la libertad condicional se reduce para que el candidato pueda ser reclutado por el servicio militar antes, directamente esa persona queda descalificada para ser reclutada. Aparentemente en algunos casos, se puede haber llegado a un acuerdo entre el Ejército y el oficial de la libertad condicional del candidato, pero no hay una información clara al respecto.

More On This Topic



Comments are closed.